Generadores de nitrógeno: qué son

Los generadores de nitrógeno se han convertido desde hace años en una fuente fiable, rentable y segura para un gran número de empresas. Este elemento químico tiene diferentes aplicaciones en las industrias alimentaria, química, farmacéutica, petrolera o aeroespacial, entre otras, destacando por su pureza. Como resultado de sus propiedades, su uso es idóneo para evitar la oxidación, ya sea esta lenta o rápida.

En la actualidad, el nitrógeno tiene una alta demanda y una de sus grandes ventajas es que está disponible en abundancia. Este gas se encuentra en la atmósfera, en el aire que respiramos, y se puede obtener de diferentes maneras, aunque una de las vías más rápidas es contratar los servicios de una empresa especializada en generadores de nitrógeno. La finalidad es que cada industria pueda producir y controlar su propio suministro.

¿Qué son los generadores de nitrógeno?

Está demostrado que el generador de nitrógeno es un equipo de gran utilidad para una empresa que lo consume. En todos los procesos de fabricación en los que se requiere un suministro constante, producir este tipo de gas inerte mejora la productividad y sostenibilidad. En términos económicos, se trata de una inversión muy rentable que ofrece eficiencia y fiabilidad.

El nitrógeno es un gas de gran importancia para nuestro planeta porque posibilita la vida en el mismo. Por dicha razón, un generador de nitrógeno, que se ha diseñado para transformar el aire comprimido en gas nitrógeno y que también tiene la capacidad de eliminar las impurezas adicionales, es una alternativa muy funcional que se puede utilizar incluso con condiciones de trabajo muy exigentes.

¿Cómo funciona un generador de nitrógeno?

Estos equipos, al igual que el resto de generadores de gases Serviaire, tienen la capacidad de separar por adsorción las moléculas. En el caso de un generador de nitrógeno tipo PSA, a partir de aire comprimido, las moléculas de nitrógeno se separan dentro del generador, reteniendo las de oxígeno para su posterior expulsión. De esta manera, se obtiene un suministro purificado, gracias a una tecnología avanzada, aunque el dimensionamiento y diseño del generador dependerá principalmente de la cantidad y calidad del nitrógeno que se necesite.

El uso y la calidad del nitrógeno varían en función de las aplicaciones, como bien sabemos no es lo mismo utilizarlo para inflar neumáticos que emplearlo para moldear plásticos en la industria alimentaria; nos encontramos ante un proceso cíclico y mecánico, por lo que vamos a explicar paso a paso cómo se realiza:

  • El aire comprimido seco y previamente filtrado pasa por una de las dos columnas de las que dispone el generador.
  • A continuación, el oxígeno se va adhiriendo al tamiz molecular de carbono (CMS) para dejar pasar únicamente el nitrógeno.
  • La otra columna se presuriza cuando el tamiz molecular de carbono está totalmente saturado.
  • El cambio cíclico de columna permite que la primera se regenere y vuelva a prepararse para recibir de nuevo el aire comprimido.

Aplicaciones del generador de nitrógeno

Las aplicaciones de un generador de nitrógeno son muchas y variadas, porque abarca un gran número de funcionalidades.

Hay muchas industrias que utilizan estos equipos para el procesamiento, manipulación y almacenamiento de sus productos. Sin embargo, vamos a ofrecer algunos de los usos más habituales del nitrógeno en la actualidad:

  • Industria alimentaria. Se utiliza para conservar durante más tiempo los alimentos y evitar su oxidación.
  • Proceso metalúrgico. En los procesos de la metalurgia se reducen las impurezas y se evita la oxidación y decoloración del metal durante la soldadura.
  • Análisis químico. Su uso es apropiado para preparar muestras en los análisis químicos, así como para producir tintes, explosivos o fertilizantes, entre otras opciones.
  • Hospitales. El nitrógeno se emplea en los hospitales para la conservación de células y tejidos, así como para terapias de algún tipo de cáncer.
  • Tratamiento de aguas residuales. La utilización de este gas en este entorno cumple un papel significativo en la prevención, ya que elimina los nitritos del agua.
  • Control de plagas. El nitrógeno es una opción idónea para el procesamiento y envasado de cereales, puesto que evita el crecimiento bacteriano y favorece la desinfección.
  • Sistemas de extinción de incendios. También es una buena elección para la extinción de incendios, utilizándose para reducir la concentración de oxígeno en el ambiente de combustión y sofocar el fuego.

Estos son algunos de sus usos, no obstante, un generador de nitrógeno tiene un mayor número de aplicaciones, puesto que también es muy útil en la industria del vino, el corte por láser, dispositivos eléctricos, talleres de mecánica del automóvil, entre otras tantas posibilidades.

Generadores de nitrógeno

Ventajas del generador de nitrógeno

Cada vez son más las empresas que prefieren realizar la producción de su propio nitrógeno, sobre todo, para evitar la fluctuación de los precios y mejorar el ahorro.

La inversión inicial se amortiza, con los reducidos costes operativos, en poco tiempo. Por eso, es la mejor alternativa si hacemos una comparativa con otras opciones donde se depende de terceros. No obstante, este no es el único beneficio de contar con este sistema de generación. En este listado ofrecemos sus principales ventajas:

  • Garantizar la producción. Este es un aspecto clave y de gran importancia, porque una empresa que cuenta con este generador tiene la producción garantizada 24/7.
  • Mejora de los costes operativos. Otro de los grandes beneficios de la generación in situ es evitar los gastos de alquiler y transporte.
  • Mayor seguridad. Los generadores permiten reducir los riesgos asociados a la manipulación cuando se trabaja con alta presión.
  • Favorece la sostenibilidad. Otra de las ventajas competitivas es que se reduce el impacto medioambiental, debido a que no es necesario usar los camiones para el suministro.
  • Inversión rentable. En función de la necesidad de cada industria, el tiempo de amortización puede estar entre uno y tres años. A partir de ese momento, estos equipos son rentables y generan beneficios a la empresa.

En definitiva, los generadores de nitrógeno han demostrado su eficacia y se han convertido en los grandes aliados de muchas industrias. La producción propia es una opción más económica y garantiza una mayor rentabilidad.

Desde Serviaire, empresa instaladora y mantenedora de equipos a presión, ofrecemos un servicio completo de generación de gases, desde el diseño y cálculo de equipos, hasta su instalación y posterior mantenimiento. Para mayor información y recibir un asesoramiento profesional, ponte en contacto con nuestros expertos.