Tipos de repuestos compresores de aire

Dependiendo del tipo de compresor encontramos distintas clases de repuestos y de mantenimientos preventivos y predictivos. En la industria se utilizan compresores con diversas tecnologías, aunque el compresor de tornillo es el más común. Te explicamos los tipos de repuestos compresores de aire.

Siempre hay que tener en cuenta que los compresores son equipos industriales, y por tanto, pueden trabajar 24 horas todos los días del año, por lo que deben estar programados sus mantenimientos preventivos y predictivos para que su realización no afecte a la producción, existiendo una gran cantidad de repuestos disponibles en el mercado para llevar a cabo dichos mantenimientos.

¿Qué partes tiene un compresor de aire que hay que cambiar?

Las revisiones que se hacen en los compresores industriales varían en función del número de horas que trabajan, tipo de tecnología, ambiente de trabajo del compresor, requisitos de pureza del aire para los procesos de esa industria, etc.

Como decíamos antes, los compresores rotativos de tornillo son los más habituales en la industria, por eso es tan importante saber qué tipos de repuestos de compresores de aire existen. En ellos, se realizan distintas clases de revisiones en función principalmente del número de horas de trabajo.

Revisión básica

Es el mantenimiento más sencillo al que nos podemos enfrentar, y en este caso, se realiza un cambio completo tanto de los filtros como del aceite refrigerante.

Filtros de aspiración

Los filtros de aspiración son fundamentales en el aire comprimido para garantizar el buen funcionamiento de los compresores, ya que el aire de la atmósfera no está limpio y contiene humedad, polvo y partículas en suspensión.

Este filtro garantiza que el aire que se introduce en la unidad de compresión tenga una calidad que evite daños dentro del compresor.

Filtros de aceite

Un compresor rotativo dispone de un circuito de aceite al igual que pasa con el motor de un coche. Aquí, este filtro sirve para mantener la pureza del aceite filtrando todas las impurezas que puede contener una vez que ha sido separado del aire comprimido.

Filtros separadores de Aceite

Uno de los elementos fundamentales de un compresor rotativo es el desoleador de aceite, donde el aceite se separa del aire comprimido primero físicamente por el diseño del propio desoleador y después por la acción de un filtro separador con propiedades coalescentes. En función de la presión de trabajo, el tipo de aceite y la calidad del filtro separador, la cantidad residual de aceite que queda en el aire comprimido puede variar entre 1 mg/m3 y 5 mg/m3.

Aceite

Utilizar un aceite adecuado en un compresor rotativo de tornillo es algo esencial para el buen funcionamiento del mismo. En un compresor, el aceite refrigera, lubrica y sella los tornillos.

Para la lubricación de los compresores rotativos de tornillo existen aceites minerales, semisintéticos y sintéticos. Este último es el más caro, pero es el que mejor lubrica a altas temperaturas, evita condensaciones y tiene una vida útil más larga que otros tipos de aceite.

El aceite en un compresor rotativo de tornillo se debe cambiar al menos una vez al año, aunque dependiendo de la clase de aceite y de las horas de trabajo del compresor, es posible que haya que sustituirlo antes.

Revisión media

En la mayoría de las marcas de compresores rotativos de tornillo, después de un ciclo de 9.000 horas de trabajo, es necesario realizar un mantenimiento más completo y usar otro tipo de repuestos que en este caso tienen que ver con las distintas válvulas del compresor.

Se cambia el kit de la válvula de aspiración, situada en la parte superior del air-end y que se encarga de controlar la entrada de aire del exterior para comprimirlo.

También se sustituye el kit de la válvula de presión mínima, la cual es una válvula multifunción, ya que sirve como válvula antirretorno, y además, mantiene la presión mínima en el air-end para que cuando el compresor trabaja en vacío la lubricación sea la correcta.

Igualmente, a las 9.000 o 12.000 horas de funcionamiento, según el fabricante, es necesario cambiar el kit de la válvula termostática. Esta válvula se encarga de mantener una temperatura óptima del aceite, evitando que se produzcan condensaciones en su circuito.

Revisión completa

Entre las 20.000 y las 40.000 horas de trabajo es el momento de revisar en profundidad el air-end. Este trabajo de mantenimiento se debe realizar entre las 20.000 y las 40.000 horas de funcionamiento del compresor, en función también de la potencia y de la marca del mismo, aunque influyen directamente el tipo de accionamiento, las rpm del air-end y la vida útil de los rodamientos que utilice el fabricante.

Como ya hemos explicado en otros artículos, los compresores rotativos de tornillo son de tipo volumétrico y lo forman dos rotores, macho y hembra, donde con su giro en paralelo el aire se comprime entre sus lóbulos de una forma continua y progresiva. Los rotores se encuentran montados dentro de un cárter provisto de una entrada de admisión de aire en un extremo y una salida en el otro. Al mismo tiempo que se produce el giro, también se inyecta aceite sometido a presión neumática en el aire entrante. A este conjunto de compresión o cabezal del compresor de tornillo se le denomina normalmente air-end.

A pesar del aceite para lubricar y de que los componentes son de alta calidad, con las horas de trabajo se produce el desgaste de los componentes del air-end, por lo que hay que regenerarlo incluyendo el cambio de rodamientos y cojinetes.

Es cierto que el air-end es el componente fundamental de un compresor rotativo de tornillo, donde se alojan los dos rotores macho y hembra, y por eso hay empresas como SERVIAIRE que los regeneran dejándolos como nuevos para que trabajen durante un nuevo ciclo de miles de horas más, y además, ofreciendo una garantía de 12 meses o 4.000 horas de trabajo.

Tipos de repuestos compresores de aire

Imágenes cedidas por Kaeser Kompressoren

En qué consiste la regeneración del air-end

La regeneración del air-end de un compresor rotativo de tornillo es un trabajo delicado que debe ser realizado de forma meticulosa por técnicos formados específicamente para este trabajo.

En SERVIAIRE, lo primero que realizamos es el desmontaje completo del air-end y la limpieza exhaustiva de las distintas piezas que lo componen, para pasar a continuación a pulir los rotores, comprobar el eje de los mismos con un micrómetro, planificar tapas, rectificar alojamientos y comprobar si existe alguna grieta. Después efectuamos la sustitución de los rodamientos y de las tuercas de seguridad, hacemos el ajuste axial de tolerancias y reemplazamos también los anillos de seguridad, las arandelas de presión, el casquillo y el retén. Finalmente realizamos el sellado del cabezal y sustituimos la tornillería, quedando listo el cabezal para ser pintado.

En resumen, hay distintos tipos de repuestos compresores de aire en función de las horas de trabajo del mismo. La vida útil de un compresor depende de una correcta realización programada y periódica de sus mantenimientos. Si necesitas asegurar el funcionamiento de tus compresores con la máxima eficiencia durante años, no dudes en consultar a SERVIAIRE.

 

 

 

Sin Comentarios

Publicar un comentario

Este sitio web utiliza cookies tanto propias y de terceros para analizar sus navegación y ofrecerle un servicio más personalizado y publicidad acorde a sus intereses. Continuar navegando implica la aceptación de nuestra Política de Cookies. +info

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar