Ventajas de producción de nitrógeno in situ

Las empresas que emplean nitrógeno en sus procesos de trabajo o producción de forma continua deberían plantearse las ventajas de la producción de nitrógeno in situ. Actualmente, la generación de nitrógeno tiene numerosos usos industriales en la alimentación, electrónica, farmacia, aplicaciones químicas, mecanizados o acuicultura, entre otros sectores.

Debemos saber que el aire que está en la atmósfera, y que respiramos, se compone de nitrógeno en un 78% y oxígeno en un 21%, además de otros gases en pequeñas proporciones como el argón o el dióxido de carbono. Cuando envasamos con aire de la atmósfera en su estado natural, se produce un proceso de oxidación que hace que los productos se deterioren en un período corto de tiempo. En cambio, si envasamos con nitrógeno se prolonga la durabilidad y la vida útil de alimentos y productos.

La importancia de la producción de nitrógeno

Es indudable, que el nitrógeno es un elemento imprescindible en la naturaleza. Forma parte de ciclos que sirven para nutrir la cadena alimentaria gracias a la formación de aminoácidos y ácidos nucleicos.

El nitrógeno es un elemento químico en forma de gas diatómico en condiciones naturales, constituyendo, como decíamos antes, el 78 % del aire de la atmósfera. Aunque a nadie se le escapa su utilidad en la industria moderna, los compuestos elaborados con nitrógeno ya se conocían en la Edad Media.

Cabe destacar que este gas es esencial para la supervivencia de los seres vivos. Tiene un efecto nutriente directo en el crecimiento de las plantas y la productividad del ecosistema, de hecho, los organismos dependen de este elemento.

Los beneficios de la producción de nitrógeno in situ

En los últimos tiempos es habitual hablar de atmósfera modificada (MA), alterando su composición con el fin de mejorar la durabilidad de un producto. La idea es reducir la cantidad de oxígeno para reducir las reacciones de oxidación. En este sentido, el oxígeno (O2) se puede reemplazar por el nitrógeno (N2) perfectamente.

Con esta modificación, se altera la proporción de los gases N2, 02 y C02 en el envase para prolongar la vida útil de un producto. De esta forma, se retrasa la maduración de las frutas y hortalizas, ya que se minimizan los cambios asociados a ese proceso.

Asimismo, otra de las grandes ventajas de la utilización del nitrógeno en el envasado en la industria alimentaria es su funcionalidad. El uso de este gas sirve para minimizar los niveles de oxígeno y preservar la calidad. El oxígeno es una fuente de crecimiento bacteriano y puede afectar negativamente a muchos productos.

 

Embotellado Vs Insitu

Una de las preguntas más frecuentes es cómo se obtiene y se embotella el nitrógeno. Realmente, los generadores de nitrógeno tienen unos costes operativos muy bajos, por lo que la producción in situ es más económica y evita gastos adicionales.

Además, como este gas se caracteriza por ser poco reactivo, se puede emplear para generar ambientes inertes, más óptimos, de forma sencilla y económica. Por ejemplo, es ideal para conservar todas aquellas sustancias que puedan verse afectadas por microorganismos perjudiciales.

¿Cómo se obtiene el nitrógeno?

Afortunadamente, el nitrógeno se encuentra disponible y en abundancia en la atmósfera. No obstante, no está listo para poder emplearse en algunas aplicaciones industriales. Por lo tanto, una empresa tiene varias opciones para obtenerlo: puede alquilar un depósito criogénico, comprarlo en botellas de alta presión, o bien, generar su propio nitrógeno con un generador.

Sin duda alguna, la generación de este gas para consumo propio es muy beneficioso y el sistema más económico para su consumo, porque se puede seleccionar su grado de pureza y su presión. Además, se garantiza que una empresa cuente con el suministro de forma ilimitada e ininterrumpida.

 

ventajas de la generación de nitrogeno insitu

 

¿Cómo funciona el generador de nitrógeno?

Básicamente, un generador de nitrógeno es un equipo que está diseñado para separar las moléculas de nitrógeno de las de oxígeno, a partir de la alimentación de aire comprimido desde un compresor. Los modelos de membrana y adsorción por cambio de presión (PSA) son los que mayor demanda y aceptación tienen, utilizando uno u otro en función de la pureza que se precise. No es lo mismo su uso en una empresa de corte por láser que para prevenir un incendio. Si se necesita una pureza superior al 99,9% es necesario optar por un generador de nitrógeno PSA.

En definitiva, la autonomía, junto con el ahorro económico, son dos de las grandes ventajas para no depender de los proveedores de gases. Además, contar con un generador de nitrógeno propio asegura el suministro continuo durante las 24 horas del día, lo que no tiene precio.

En resumen, la generación de nitrógeno in situ es una alternativa que ofrece muchos beneficios para un gran número de usos industriales. Pero si tienes alguna duda sobre este tema, contacta con SERVIAIRE sin ningún tipo de compromiso. Somos una empresa referente en sistemas de generación de nitrógeno y soluciones globales para la industria. Siempre buscamos la mejor opción para el cliente.

 

 

 

 

Sin Comentarios

Publicar un comentario